martes, 15 de agosto de 2017

almita mía

Ande con mañita, almita mía,
no vaya a ser que me la aporreen por ahí
ande con cuidao’ corazón mío, no vaya a ser que tanto amor
me le haga daño corazón,
me le haga daño corazón,
me le haga daño corazón.
A una torcacita se parece esta alma mía llena de tanto dolor
ojalá y el nido que ella encuentre esté muy cerca de tu voz,
esté muy cerca de tu voz,
esté muy dentro de tu voz.
Almita mia , torcacita
cantando dentro de otra voz
ay! corazón mio, hacé tu nido dentro de otro corazón,
ay! dentro de otro corazón,
ay! dentro de otro corazón.
Si es que esta tristeza encuentra luz
estando dentro de tu voz, corazón
ojalá que cuando cantes tú, puedas oir también mi voz,
puedas oir tambien mi voz,
puedas oir tambien mi voz.
Almita mía, torcacita…
Ay! corazón mío hacé tu nido…

domingo, 13 de agosto de 2017

coraje - anne sexton

Es en las pequeñas cosas donde lo vemos
El primer paso del niño,
tan imponente como un terremoto.
La primera vez que vas en bicicleta, 
tambaleándote por la acera. 
La primera paliza cuando tu corazón 
fue de viaje todo solo.
Cuando te llamaron llorón
o pobre o gordo o loco
y te hicieron un extraño, 
cuando bebiste su veneno 
y lo ocultaste.

Más tarde, 
cuando miraste a la muerte de bombas y balas 
no lo hiciste con una bandera
lo hiciste sólo con un sombrero, para
cubrir tu corazón. 
Tú no has acariciado la debilidad en ti 
a pesar de que estaba allí.
Tu coraje fue un pequeño carbón 
que has seguido tragándote. 
Si te ha salvado tu compañero
y murió haciéndolo
entonces su coraje no fue coraje, 
fue amor; amor tan simple como jabón de afeitar.

Más tarde,
si tú has soportado una gran desesperación,
lo hiciste solo,
en tus venas corría el fuego,
quitándote la costra de tu corazón,
estrujándolo como un calcetín.
Después, hermano mío, has espolvoreado tu pena,
le has dado un masaje de espaldas,
la has tapado con una manta,
y cuando ha dormido un ratito
despertó a las alas de las rosas
y estaba transformada.

Después
cuando llegues a la vejez y a su conclusión natural
tu coraje se mostrará en pequeñeces,
cada primavera será una espada que tú afiles,
aquellos que tú ames vivirán en una fiebre de amor,
y tú regatearás con el calendario
y en el último momento
cuando la muerte abra la puerta trasera
te pondrás tus pantuflas de felpa
y te irás.

viernes, 4 de agosto de 2017

no me he ido

Cerca, bien cerca.
Estoy... en algún lugar estoy.
No puedes tocarme asi como no se puede tocar el amor... pero si puedes sentirlo.
No. No estoy entre la tierra.
Estoy en la sonrisa de tu recuerdo.
Estoy en el silencio de tu suspiro.
Estoy en la carita de quien ha nacido.
¿Escuchas el eco que se produce cuando ríes?
Ese soy yo.
Estoy, creeme que estoy.
No tan lejos. No me busques tan lejos.
Estoy cerca, bien cerca, a tu lado.
Te sostengo cada vez que quieres caer.
Te acaricio cada vez que comienza a doler.
Yo sé que me sientes, yo te conozco, yo te veo. No es locura. Estoy aquí. Cerca, bien cerca.
No se puede separar lo que se ata en el corazón. No se puede matar un sentimiento. Solo muere quien es olvidado.
Te cuido, te protejo, te acompaño. No te he dejado... tan sólo me adelanté un poco en el paso...
Y volveremos a estar juntos.
Cuándo nos reencontraremos, sólo Dios lo sabe. Mientras tanto estaré aquí, a tu lado.
Cerca, bien cerca... hasta el último día de tu viaje...

domingo, 11 de junio de 2017

poema de mirar por la ventana del colectivo

buenos aires
desde que volví a tu suelo
ya no sos la misma

hay una panadería de facturas
baratas
a la vuelta de casa
están arregladas las baldosas de pichincha
y en avenida caseros
construyeron otro edificio

la ciudad me repugna
el ruido de los autos me ahuyenta
la antipatía de las personas me espanta

no te reconozco,
mi buenos aires
"no pertenezco"
me atreví a decir

pero sin embargo
cuando voy en el bondi
y veo las hojas de los árboles
caídas
sobre los adoquines
otoño

te siento mía
me siento tuya, buenos aires
respiro el oxígeno que me hace sentir en casa
viva

quiero pisar esas hojas
y sentir crac, crac
mientras camino hacia el parque
el del garrahan
llevando la bici
o mate y termo para unas charlas

recuerdos de infancia
y juventud

buenos aires
siempre fuiste cambiante
ya no somos las mismas
ni seremos las de ahora

con todo y eso
pero igual, de todos modos
aún así
ciudad enloquecida
sos mi hogar








viernes, 9 de junio de 2017

José

estás en todas las cosas
en la voz al nombrarte
en los suspiros al pensarte
en la Goody
en las paredes, los techos, la cama
de la habitación

venís benteveo a observarnos
te posás mariposa en las canciones
que cantamos
tus alas se hicieron vuelo

a veces siento que no te viví
o me pregunto: ¿y si...?
y en mi cabeza armo frases
con tu voz
me gusta
me da calma

san lorenzo
biografías
el mate y las tostadas
frank sinatra
las películas en la pieza
de adelante

cuánto no he ni habré de saber
y sin embargo sé
que estás en mi
porque una parte de vos soy yo

en un ratito
venimos
en un ratito nos reencontramos
en alguna estrella
en el torrente de sueño donde
ahora estás
o quizás en un abrazo

pero vos no te preocupes
esperanos, como siempre hiciste
en cada verano
y en cada invierno
y tomá unos mates junto al tío
mientras tanto

esperanos
espérennos
vamos a llegar.






martes, 2 de mayo de 2017

saberte aquí

podés querer el alba
cuando quieras
he conservado intacto
tu paisaje
podés querer el alba
cuando ames
venir a reclamarte
como eras

aunque ya no seas vos
aunque mi amor te espere
quemándose en tu azar
y tu sueño sea eso
y mucho más

esta noche y otra noche
aquí estarás
y cuando gima el tiempo
giratorio
en esta paz ahora
dirás
quiero esta paz

ahora podés venir a reclamarte
penetrar en tu noche
de alegre angustia
reconocer tu tibio
corazón sin excusas
los cuadros
las paredes
saberte aquí

he conservado intacto
tu paisaje
pero no sé hasta dónde
está intacto sin vos
podés querer el alba
cuando quieras
venir a reclamarte
como eras
aunque el pasado sea
despiadado
y hostil

aunque contigo traigas
dolor y otros milagros
aunque seas otro rostro
de tu cielo hacia mí.

viernes, 6 de enero de 2017

entre el todo y las partes


           Pienso en el ser ausente. Bruma. Niebla. Sensación de sus manos en mi alma. Es como si la sostendrían. Deseos de escribir su nombre en cada espacio luminoso. De besar su recuerdo. 

 Sensación de ternura ilimitada que cae a golpes en mi pecho. Latidos violentos que resbalan de las huellas de sus labios. Suma de días. Tiempo. Tiempo. Tiempo. Tregua al tiempo. ¡Vuela, oh cruel enemigo, vuela hasta que retorne el anhelado!
 Los planes se desarrollan lentamente. Inquietud al ver avanzar las agujas del reloj. Parecen decir: ¡Ya no hay tiempo para nada!